NO HAY DRAMA

¿existe el sexo sin amor? todos queremos que nos amen. por eso nos desnudamos.

chicas expuestas en la era de la autosatisfacción, bajo el brillo naturalmente estimulante de la luz artificial. no queremos estar solas; en fin, no hay uno solo de nosotros que no sufra. por eso nos desnudamos. ¿querés entrar?

abajo de la ropa estoy yo. no hay espía, está todo a la vista. las fotos son estufas, calientan. los agujeros se multiplican, en las medias, en las colchas, en... ¿qué tenés ahí abajo? ¿selva, cresta o bebé?
es lo que vemos cuando nadie nos ve. no hay glamour, no hay belleza de concurso, no hay drama.
las fotos suenan: electroclash de la dependencia sexual.
fantasía, juego y el mundo de los estereotipos de género: quién provoca más dolor, el que somete detrás de cámara o la que se deja mirar sin tocar?
frente a las ampliaciones se oyen risitas, espanto (a veces) o un silencio pasmado. ¿por qué no decir, mejor, que estas fotos duelen, huelen?
huelen a chica, a mar, a una ciudad de playa con casas de piedra laja, una ciudad de arena y conchilla, feliz y contenta.

¿me ves? ¿me ves? ¿me ves? ¿serán tus sueños los mismos que los míos?

Marina Mariasch